Los cuadros vivos son pequeños jardines diseñados para colocarse en paredes en las cuales se combinan plantas suculentas o de sombra para crear un jardín vertical,  creando un ambiente natural y armónico, ideales para embellecer espacios.